Seleccionar página

Cuando pensamos en dirigentes, generalmente nos retrotraemos a esos que vemos de vez en cuando en algún acto importante, o en uno que otro medio de comunicación, y ni hablar de cuando ocupan cargos públicos.

Hace un tiempo conocimos a una referente que es una de las excepciones.

María José, la “Jola”, como le dice la mayoría de los que la conocen, es una de las “distintas”, y no sólo porque milita desde joven en un San Rafael siempre complicado, sino también porque es abierta y generosa con todos por igual.

Generosa en el sentido más amplio de la palabra. Su encomiable espíritu militante la lleva a estar activa en toda la provincia y a responder a cuanto llamado le hacen invitándola a dar charlas, a caminar los barrios, y hasta para homenajear a algún vecino.

“La Jola”, es parte de un gran equipo militante del sur, que ni el frío, ni el calor saca de las calles.


Hablemos metafóricamente… ¿Cómo fabricamos radicales en el siglo XXI?

Cuesta captar jóvenes hoy. Hay demasiado descreimiento de los políticos, de movida nos miran mal, somos poco creíbles.

Nosotros contamos con tres mujeres que tienen un conocimiento enorme de historia argentina y radical, por lo que generamos charlas internas, para así saber de qué hablamos y por qué nosotros pensamos de tal o cual manera.

Por ejemplo, tema actual: aborto. Como partido no podemos hacernos los desentendidos. Podemos tener una visión personal, podemos decidir si lo haríamos o no, pero no podemos desconocer cuáles son nuestras bases y,la UCR, nos debería invitar a votar de tal manera, así como sucedió con el manifiesto de la Convención Nacional.

Por otro lado, debemos evolucionar. Si bien las ideas no se matan, hoy la sociedad es otra. Hoy nos pide métodos absolutamente distintos. Por ejemplo, el tema de la comunicación virtual. El ciudadano busca ver qué hacemos, si nuestra vida se condice con lo que proponemos y los jóvenes, son los que promueven esto. Entonces, nosotros tenemos que hacerlo para que nos tomen de ejemplo y así generar confianza con los militantes y con la sociedad.

Por lo tanto, tenemos por un lado la formación, incluyendo la vida interna del radicalismo, la llegada a la gente y por supuesto la militancia de territorio.

¿Y si tomamos algunos aspectos motivadores?

Nuestros históricos referentes, como el doctor Illia, que es el político que todos queremos llegar a ser; pero fundamentalmente lo que nos tiene que llenar de orgullo es la limpieza judicial con la que contamos.

Somos los únicos que podemos decirlo. Los radicales no tenemos a nuestros principales líderes procesados, ellos pudieron y pueden demostrar cómo llegaron y cómo se fueron.

“Reivindico las líneas internas. Esto de que nos quieran hacer pensar a todos lo mismo no existe”

Hace unas semanas estuvo el comité federal en la provincia. Alfredo Cornejo dejó frases como “menos PRO y menos radicalismo para más Cambiemos” y, como contraposición, tenemos a Jorge Sappia con “más radicalismo para profundizar Cambiemos”

¿Cuál es tu opinión al respecto?

A mí me tocó ser convencional en Gualeguaychú, donde se puso en juego una decisión fundamental. Como partido teníamos que tomar postura de si queríamos continuar siendo testimoniales, o si queríamos ayudar al país a alejarse de este populismo que no queríamos más.

Optamos por Cambiemos en ese momento y hoy, a tres años de ese episodio, sigo convencida de que el Frente tiene que seguir siendo este.

El radicalismo no debe perder identidad porque le da fuerzas a la coalición.

No podemos olvidarnos de la historia, pero sí podemos posicionarnos en lo que hay hoy. Hoy el radicalismo es Cambiemos. Hoy sin el Frente, pasamos a ser testimoniales nuevamente.

A su vez, con la evolución de la sociedad, tenemos un pedido de unión y eso también es estaasociación de partidos. Por supuesto tenemos diferencias, pero tratamos de buscar lo que nos une.

Sí, necesitamos más Cambiemos en el radicalismo. Que éste sea fuerte y ordenado, pero debemos poner nuestro mayor empeño en fortalecer la coalición.

¿Qué hay después de Cambiemos?

Tiene larga vida. Por lo pronto, creo que Macri va a ser reelecto con un vicepresidente radical.

Eso es un titulón María José…

Sí, estoy convencida de que así va a suceder.

¿Mendocino?

Ojalá. Vamos a tener un vicepresidente radical y no solamente porque tenemos muy buenos gobernadores que pueden representarnos, sino porque el partido ha hecho todos los deberes dentro de las diferencias internas que hay.

Cada paso que vayamos dando nos va a ir dando más fortalezas. En 2015 conseguimos una cantidad de intendentes inimaginable. Para 2019 aspiro que siga creciendo y que una de esas localidades sea la mía también.

Después de esto, la Unión Cívica Radical va a poder tener un candidato a presidente, pero también dentro de Cambiemos. Sigo pensando que el sistema de coaliciones es lo que busca la sociedad, pero necesitamos ser oídos.

¿Con más cargos?

No, esto se trata de ir posicionándose de a poco, pero con firmeza. Nos ha costado por las diferencias internas ponernos de acuerdo, pero lo hemos logrado y seguimos para adelante.

Creo que continúa el Frente en 2023, con un candidato radical; que por supuesto tendremos que hacer las cesiones necesarias en algunas provincias porque esto es un dar y recibir.

Ya que nombraste a las provincias… En Mendoza, ¿hay que continuar con el “Cambia Mendoza”?

Sí. Debemos seguir apostando a Cambia Mendoza a pesar de las diferencias con otros partidos que lo componen. Más allá de estos desacuerdos, hemos trabajado maravillosamente con espacios como Libres del Sur, que no es parte del Frente nacional, pero acá el trabajo es mancomunado y continuo.

También podemos ver el caso de la Multipartidaria que está trabajando Paridad actualmente. Quienes la componen, muchas veces, ni siquiera son de la coalición de gobierno, pero se ha logrado un punto en común, como mujeres, para ponernos de acuerdo e ir detrás de este tema concreto.

Tarea legislativa

Durante tus dos primeros años en Diputados trabajaste incansablemente. Pudimos ver una María José Sanz con mucha firmeza en cuanto a algunos temas…

Me costaron mucho estos años porque yo venía de ser concejal en San Rafael y encima opositora. Pasar a tener un rol como oficialista es totalmente distinto. Exige muchísimo y por dar un ejemplo, hay que callarse más, en beneficio del bloque, para sacar determinadas leyes que ayuden a la gobernabilidad y dejar de lado las ganas de brillar para asegurar esto.

Hay dos proyectos que estás promoviendo con énfasis y son de una importancia enorme. Uno que refiere al Abogado del Niño…

Apenas entré presenté el proyecto de ley. Proponemos que haya un abogado que defienda puntualmente los intereses del niño. Por ejemplo, el caso de una separación de padres.

El chico va a poder contar con la posibilidad de que un abogado lo acompañe en el proceso y de esa manera, va a poder manifestar si quiere estar con la madre, con el padre; si quiere seguir yendo a la misma escuela. Entonces, tiene que existir una figura que represente al niño, sus intereses y necesidades.

Hablemos de Paridad, tema que impulsas hace tiempo

En Mendoza las mujeres somos el 51% de la población. Basta que miremos las cámaras, los concejos deliberantes para darnos cuenta de que estamos subrepresentadas.

Estoy convencida, más allá que el gobernador en su momento nos pidió que saliéramos de la agenda política y nos dedicáramos a la social, que, si hubiera más participación femenina en los ámbitos legislativos, muchísimos temas no hubieran sido puestos en discusión.

Argentina fue pionera en la ley de cupo, pero en el tema paridad nos pasaron por encima. El cupo se transformó en un techo y, por ejemplo, al momento de cerrar listas, se sientan seis o siete varones y con suerte una mujer.

Retomando los temas, tenemos el del aborto, que si no fuera por las mujeres no se debatiría. Nosotras los llevamos de la mano e impulsamos siempre.

“Es momento de integrar las listas de forma paritaria y alternada. Ya no rellenamos el tercer lugar, ni somos la mujer de…”

No se dio en la conformación del Comité Nacional…

Lamentablemente no. Es una deuda de este Comité, pero entiendo que se privilegió que las provincias estuvieran representadas y que los gobernadores, que son los que tienen el poder territorial, estuvieran en esa mesa.

Sin embargo, sostengo, como dije en ese momento, que podríamos haber cumplido con la paridad en la mesa.

Fuente: http://elcorreligionario.com/2018/04/19/maria-jose-sanz-la-militante-incansable/

WhatsApp chat